lunes, 5 de enero de 2009

ESTAFA 21


A raíz de que aquí en mi pueblo (PALAFOLLS) esta estafa mundial ya ha sido concretada, quiero advertir a los habitantes del MARESME de que esto de la AGENDA 21 no es mas que perorata demócrata y una horrible mascarada de la realidad.
En pos de conseguir un mejor reparto de la riqueza y un mundo mas justo, los heraldos del maléfico se han sacado de la manga una sarta de mentiras como la superpoblación (es falso, toda la población mundial podría vivir en AUSTRALIA y sobraría espacio o el calentamiento global (evidentemente una macro estafa, pues el calentamiento no es planetario si no de todo el sistema solar y esta producida por unos conocidisimos comportamientos solares que han incidido en la humanidad desde la noche de los tiempos).
Pues en base de hacernos sentirnos culpable y de que nosotros hagamos lo propio con nuestros hijos y encima con nuestros impuestos, estos impresentables mundialistas nos imponen esta treta falaz y diabólica conocida como AGENDA 21.
Debemos actuar locamente y acudir a los plenos municipales y decir a nuestros “representantes” que no somos idiotas, que no nos tragamos sus mentiras y que con nuestra pasta no financiaremos planes de dominio mundial.
Esto es mas serio de lo que parece y puntualmente iremos ampliando la información.

P.D: para quien no sepa nada de la famosa agenda, recomiendo la WIKIPEDIA pues al ser esta la mas infecta de las webs mundiales, sin duda sera su versión la mas contraria a la nuestra...o sea a la VERDAD.

1 comentario:

Gonzalo dijo...

Afortunadamente la infección de las agendas 21 ya remite. Corría el año 1994;la ciudad de Aalborg fue el paciente cero de esta infección. Alguien se acuerda se la carta de Aalborg? En ese chapucero documento de márqueting la agenda 21 ocupaba un lugar fundamental para regocijo de los grupos de interés. Hoy en la nueva Carta de Leipzig sobre ciudades europeas sostenibles (2007), la agenda 21 ni aparece. Estos últimos 15 años debieron de salirnos muy caros. Alguien tendría que calcular lo que nos hemos gastado.